“El efecto Cholo” le ha cambiado la cara al Atleti