Así es el respeto que infunde el Atlético