El efecto Simeone se diluye