El Cholo levantó a la grada del Calderón