El Atlético de Madrid, confesado