El derbi recupera la intensidad de antaño