El derbi está en las manos de Courtois