El Calderón fue una auténtica caldera: ¡Vaya ambientazo en las gradas!