El Vicente calderón, un campo que aprieta