El Vicente Calderón vivió un auténtico fiestón con la victoria del Atlético de Madrid