Simeone, pendiente en cada segundo del estado de Costa ante el Villarreal