Simeone no baja los brazos tras caer eliminado de la Champions