Bufandas al viento, gargantas fuertes… el Atlético necesita al Calderón