Raúl García ya tenía agarrado a Sergio Ramos de la camiseta antes del penalti