Oliver y Kader, sueños de campeón atlético