Modric-Diego: duelo de cerebros en el derbi