El reto de Mandzukic es hacer olvidar a los grandes delanteros del Atlético