Mandzukic hace olvidar a Diego Costa