Largas colas en el Calderón para conseguir una entrada para Lisboa