La conexión Griezmann – Vietto comienza a funcionar: ¡Qué tiemblen las defensas!