El Frente volvió al Calderón con mucha vigilancia e insultos a la prensa