Finalizado el partido, nadie se quería ir del Vicente Calderón