Fernando Torres desata la locura rojiblanca a su llegada a Madrid