Falcao, en las ondas