Discusiones en las colas del Calderón para conseguir entradas para Lisboa