Diego Ribas, la gran esperanza rojiblanca