Diego Costa puede ser la chispa de La Roja