Diego Costa solo tiene clara una cosa: jugará la final de Lisboa ante el Real Madrid