Diego Costa, el rey del derbi