Costa quiere ser campeón a sangre y fuego