Diego Costa fue la principal amenaza del Atlético de Madrid en el derbi