Costa llega entre algodones al final de Liga