Diego Costa se come a los leones que le querían cazar