Diego Costa, Ramos y Pepe, el triángulo de las bermudas