Cristiano Ronaldo estuvo todo el partido solo ante el peligro del Atlético de Madrid