Courtois, el héroe bajo palos