El codazo peligroso de Miranda a Abraham que nos puso el corazón en vilo