El Calderón, lleno hasta la bandera