El Vicente Calderón echa el cierre a una temporada gloriosa para el Atleti