Los ultras del Benfica ya habían lanzado bengalas en el exterior del Calderón