El Barça salió del Vicente Calderón por la Puerta Grande