Un Atlético sin brillo resuelve en Noruega