Oportunidad inmejorable del Atlético para fulminar la maldición