Las pruebas que demuestran que el Atlético de Madrid no es un equipo violento