Ha llovido demasiado desde que el Atleti ganó al Madrid