Miguel Ángel Moyá, con los más pequeños, contra la pobreza infantil en el mundo