¿Hay mano negra para acabar con el Atlético?