La afición colchonera demostró que nunca abandona al Atlético de Madrid