El Calderón, como siempre fiel a su equipo