El Calderón se prepara para una 'batalla' con muchas cuentas pendientes